sercompetentes.com está editado por:
Banner

Encuestas

¿Es el Coaching una moda pasajera?
 

por favor, ¡¡¡no grites!!!

Imprimir PDF

Todos conocemos alguna persona que normalmente grita. Esa persona que cuando quiere dejar claro lo que quiere, lo que no le gusta o lo que piensa..., grita. Incluso en determinados momentos o situaciones, nos extrañamos cuando no gritan.

Muchas de estas personas que gritan con cierta normalidad, las consideramos educadas, inteligentes e incluso brillantes. ¿Somos demasiado condescendientes con la gente "gritona"? ¿los justificamos en muchas ocasiones?

Deberíamos entender que cuando gritas te alejas de la otra persona, marcas distancia. Gritar te separa de tu interlocutor. Si quieres proximidad en la interrelación, no grites.

Deberías saber que el hecho de gritar a otra persona es muestra de tu enojo, de tu enfado, de tu rabieta... de tu incapacidad para comunicarte con normalidad. Para comunicarte con naturalidad, no grites.

Si para decir algunas cosas en determinadas ocasiones sobran las palabras, si nos "hablamos" con solo mirarnos... ¿cómo se te ocurre gritar?

Alguien debería contarle a esas personas "gritonas", que el grito es una forma de violencia, de maltrato hacia la otra persona. Cuando vayan a gritar, deberían recordar que cuando gritas produces daño y dolor.

Normalmente gritamos para imponer, o para silenciar al otro en algo que sabemos que es verdad. Otras veces gritas para creerte más poderoso, pero lo que escondes es debilidad.

Cuando gritas para demostrar poder sobre el otro e imponerte, muestras tu incapacidad para relacionarte de otra manera. Incluso el insulto o el menosprecio cuando se grita es la antesala de la agresión física.

Es muy usado el falso pretexto de "yo soy así". Si eres así, eres como te describen estas líneas. ¿De verdad que te gusta cómo eres? ¿por qué no cambiar?

No tienes porque responder ahora. Por favor, cuando quieras decir algo mostrando respeto a la otra persona, no le grites.

FacebookTwitterLinkedin