sercompetentes.com está editado por:
Banner

Encuestas

¿Es el Coaching una moda pasajera?
 

A Juan “se lo comen los papeles”

Imprimir PDF

Después del saludo protocolario, pero bastante cordial, porque Juan es una persona muy cariñosa; el coach le pide a Juan que le ayude a recordar las tareas acordadas al final de la anterior sesión de coaching.

Ahora, lo menos importante es ver de qué tareas se trataban. La verdad es que no eran muy difíciles, simplemente se trataba de que Juan se impusiera cierta autodisciplina sobre malos hábitos que no le ayudan a resolver su gran problema: Juan no logra organizarse.

Juan es un profesional de cierto éxito, presume de “haber robado muchas horas a la familia, para invertirlas en el trabajo”. Hasta hace un tiempo, aunque notaba cierta aceleración y desorden en su día a día, lo suplía con más trabajo. El portátil salía del despacho con él cada día de vuelta a casa. Era habitual ir los sábados a la oficina a “organizar papeles”…

Pero últimamente, Juan ha comenzado a notar que sus fuerzas no son ya tantas, y que el nivel de exigencia de su trabajo continúa a un nivel alto. La enfermedad de unos de sus sobrinos y la situación que vive su entorno familiar, ha provocado una reflexión con su esposa. A Juan le gustaría pasar más tiempo con su familia, el tiempo pasa, los niños se están haciendo mayores y muchas veces ni nos damos cuenta.

En las distintas sesiones de coaching, Juan y su coach, han llegado a la conclusión de que el tiempo de estar con la familia tiene que estar provocado por un menor número de horas trabajadas. Además, tenían claro que esas menos horas de trabajo no podían influir en la eficacia y la productividad a la que su empresa estaba habituada con Juan.

Durante todas esas sesiones, llegaron a la conclusión de que Juan mantendría su eficacia intacta ante la empresa, si se organizaba mejor y sacaba mayor rendimiento a las horas trabajadas. Hablamos de organizar mejor su agenda, priorizar tareas, delegar algunas actividades, hacer cómplices a sus compañeros de equipo…

Como decíamos en la primeras líneas, al comenzar la sesión y al preguntar el coach por las tareas, Juan confiesa que casi todo va bien, que esta consiguiendo organizarse de distinta manera tal y como lo tenían previsto. Pero “me están comiendo los papeles”.

Juan continua: “aunque reconozco que estoy mucho más tiempo en casa, que tengo la tranquilidad de que mis jefes no han notado ningún cambio en mi eficacia, en las dos últimas semanas parece que los papeles se reproducen encima de la mesa de mi despacho”.

Su coach le hace ver a Juan, que quizás una mesa tan desordenada sea simplemente un efecto colateral de la nueva forma de funcionar. Juan reconoce que los cambios producidos no son del todo satisfactorios porque siempre ha tenido todos sus documentos ordenados y controlados, y teme que a la larga, algo se le pueda escapar y salir mal ante sus jefes o sus compañeros. Ambos tenían claro que entre todos esos papeles podrían existir algunas cuestiones importantes que podrían quedar sin soluciones.

El coach le da toda la razón a Juan, y le propone hacer un reajuste en las acciones a realizar. Acuerdan seguir con todos los nuevos hábitos que luchan contra los devoradores de su tiempo, pero la prioridad será dejar limpia de documentos y organizada la mesa de su despacho en una semana vista. Se proponen un trabajo sistemático con los “papeles”:

1º.Tirar a la papelera o destruir los documentos que ya no sirven.

2º.Archivar los asuntos solucionados y los documentos que no necesitamos ahora.

3º.Ver los asuntos que pueden esperar y apartarlos hasta llegado el momento.

4ª.Decifir los asuntos que podemos delegar a colaboradores o a otros miembros del equipo.

5º.Dejar encima de la mesa las tareas que tenemos que realizar ya.

FacebookTwitterLinkedin